Oferta de trabajo

El conjunto de servicios de trabajo de que puede disponer la sociedad depende del tamaño y la composición demográfica de la población, los cuales dependen, a su vez, de los nacimientos, las muertes y la inmigración; de la tasa de actividad (porcentaje de la población en edad activa que está trabajando realmente o buscando trabajo); del número de horas trabajadas a la semana o al año y de la calidad de la población activa. 

3.1. La base demográfica: 

El tamaño de la población activa de un país depende del tamaño de su población y de la proporción que participe en el mercado de trabajo. Sabemos que la población crece, en parte, como consecuencia de los aumentos naturales (diferencia entre nacimientos y muertes) y de la inmigración. Las narraciones del crecimiento demográfico se deben, tanto a las variaciones de la tasa de mortalidad como a las de la tasa de natalidad, así como al saldo migratorio.
Llamamos base demográfica al conjunto de la población, la cual está sujeta a cambios, que produce los diferentes movimientos de la población: flujos de población (nacimiento, inmigración, mortalidad, emigración).
De esta base demográfica algunos ofrecen trabajo (personas con 16 años o más) y la otra parte demandan trabajo. (relación entre la población activa y la población de 16 años o más).
La cantidad de trabajo que se ofrece la podemos estudiar en dos grupos:

* Cuantitativo (cantidad): 

horas de trabajo que se ofrecen, estas horas no son todas iguales, lo que se ofrece es diferente (unas son de una actividad y otras de otra actividad). Además de estos aspectos también lo estudiaremos por:

* Cualitativo (cualidad o cualificación)

3.2. El modelo de Becker: la asignación del tiempo
Este modelo de la asignación del tiempo generalizado es especialmente útil para comprender la actividad. Dos cambios fundamentales: 

* Perspectivas del hogar: 

En primer lugar, a menudo es más informativo concebir como unidad básica de decisión el hogar en lugar del individuo. La mayoría de las personas pertenecen a un hogar y en sus decisiones sobre su tiempo influyen extraordinariamente las decisiones de otros miembros. La toma de decisiones esta interrelacionada.

* Múltiples usos del tiempo: 

Una familia puede utilizar el tiempo de que dispone, al menos, de tres formas básicas. Puede venderlo en el mercado de trabajo para obtener la renta monetaria necesaria para comprar bienes y servicios (tiempo en el mercado de trabajo), utilizarlo para la producción doméstica) y emplearlo en el consumo real de bienes y servicios (tiempo de consumo). Dado que la cantidad total de tiempo de que dispone la familia es limitada, los distintos usos del tiempo compiten entre sí. Ejemplo: la familia, en la que ambos cónyuges tengan trabajo dispondrán de menos tiempo para la predicción doméstica y el consumo de la familia en la que uno de los cónyuges no trabaja.

* Características de la mercancía: 

Las mercancías tienen dos características: en primer lugar, algunas mercancías son relativamente intensivas en bienes. Las mercancías intensivas en tiempo están formadas por una gran cantidad de tiempo y una pequeña de bienes. Las mercancías intensivas en bienes requieren cantidades bastante grandes de bienes y poco tiempo. La segunda característica de las mercancías es que el tiempo y los bienes normalmente son sustituibles en su producción. Así, una mercancía específica puede ser producida por la familia con mucho tiempo y una pequeña cantidad de bienes o viceversa.

 * Las decisiones del hogar: 

El principio general utilizado para saber cómo debe asignar su tiempo cada miembro de la familia es el de la ventaja cada miembro de la familia es el de la ventaja comparativa. Según este principio, una persona debe especializarse en la actividad productiva que realice con la mayor eficiencia relativa o, en otras palabras, con el menor coste de oportunidad. Para asignar el tiempo de que dispone, una familia debe comparar la productividad de cada uno de sus miembros en todas las actividades, tanto en el mercado como fuera de él, que deben realizarse para producir mercancías. La regla básica establece que cuanto más productivo o competente sea uno de los miembros en la realización de una actividad en comparación con los demás, mayor es la cantidad de tiempo que debe dedicar ese miembro a esa actividad.

Cada miembro de la familia tiene una bolsa de tiempo y la distribuyen para aquellos que están mejor dotados. Estos intercambios los podemos medir a través del tiempo. Hay tres bienes que da una familia y, por tanto, tres asignaciones de tiempo. Un tiempo está dentro de la familia y los otros dos tiempos están fuera:

* Tiempo 1: 

tiempo que tiene la familia para ofrecer horas de trabajo, éstas sirven para comprar bienes y servicios que son consumidos en la familia.

* Tiempo 2: 

las familias las dedican a consumir los bienes y servicios que han comprado fuera y que no necesitan transformación.

* Tiempo 3: 

dedicado a transformar bienes y servicios que han adquirido fuera y que necesitan ser transformados (producción).

– Reconsideración del efecto renta y el efecto sustitución: 

son planteados de manera distinta y el de sustitución es má complejo. El resultado es igual a los casos de oferta de trabajo individual, pero el razonamiento no es el mismo. Aquí, también el efecto sustitución domina al efecto renta. Así los miembros de la familia y cuando los salarios aumentan, ofrecerá más trabajo y cuando disminuyan, ofrecerán menos horas de trabajo.